El apoyo de familiares y amigos

Si algún familiar o amiga tuya está pasando por una enfermedad como el cáncer de mama, es muy importante que te mantengas cerca de ella. El cáncer de mama es una enfermedad que puede atacar a mujeres de cualquier edad y condición social y la persona que lo padezca necesitará todo el apoyo de sus seres queridos para superarlo.

La motivación, el afecto y la comprensión son elementos esenciales que debes brindarle en todo momento. La motivación para realizarse la cirugía, tratamientos, terapias o lo que le indiquen los médicos, así como para recuperarse lo más pronto posible manteniendo una actitud positiva. El afecto y la comprensión se pueden demostrar de muchas formas distintas, ya sea visitándola o llamándola por teléfono, escuchándola atentamente; también puedes ofrecerte a acompañarla al médico o llevarla a pasear, al cine o a tomar un café para que se distraiga; cualquier detalle que le haga saber que cuenta contigo será muy valioso. Es probable que en algunos momentos ella se sienta decaída o desesperada por los síntomas que experimente y siempre será muy bueno que tu estés a su lado dándole ánimos para seguir adelante.

Exprésale tu amor

Si le han practicado una mastectomía a tu pareja, es muy importante que le reafirmes en todo momento que tu amor por ella, no depende de su apariencia física y que no va a cambiar después de la cirugía. Para una mujer mastectomizada, es un momento difícil encontrarse sin uno o los dos senos y es todavía más difícil enfrentarse a su pareja porque se sienten vulnerables e incluso, inseguras. Te recomendamos que hables con ella para ver cómo se siente y que puedas decirle que su valor como persona no cambia por no tener un seno y que tu amor por ella no depende de esto.

Será muy importante que le recuerdes los planes que tenían antes de su cirugía y/o tratamiento. Ya sea un viaje juntos, emprender un negocio, cambiarse de casa o cualquiera plan que tuvieran antes de que se le diagnosticara cáncer de mama. Trata de darle ánimos para que se recupere rápidamente y retomen sus planes. Hazle ver que esto solo es una pequeña pausa en el camino que tienen que superar juntos para dar ese siguiente paso que tanto habían platicado e imaginado.

Trabajo en equipo

También es necesario que le brindes seguridad y fortaleza, ya que ella va a entrar a una etapa sumamente difícil en la que va a sentirse muy vulnerable ante problemas económicos y/o afectivos; en el aspecto económico si ella contribuye al gasto familiar y sabe que puede perder su trabajo y en lo afectivo porque una enfermedad como ésta, involucra a toda la familia. Es esencial hablar con todos los miembros de la familia y concientizarlos de que ella no estará igual de activa y dispuesta. Ahora es el turno de ellos para organizarse y repartir las tareas que ella realizaba antes, por ejemplo hacer las compras, lavar la ropa, cocinar, planchar , etc.

En fin, tratar de que el hogar funcione en todos los aspectos igual que antes de que ella se enfermara, para que esto no signifique una presión extra y ella pueda concentrarse solo en su recuperación.

Hay que entender que las mujeres afectadas por este padecimiento, se vuelven sensibles a las relaciones sociales, es decir relaciones con amigos, familiares, compañeros de trabajo, pareja, hijos, etc. Es muy probable que por primera vez analicen a profundidad cómo son sus relaciones con los demás. Si detectan que algunas de éstas son conflictivas y les generan un desgaste físico y espiritual, hay que motivarlas a que las dejen. Es de suma importancia que concentren toda su energía en recuperase. Esto no quiere decir que se alejen definitivamente de estas relaciones difíciles, pueden decidir retomarlas una vez que se sientan ya restablecidas. En cuanto a las relaciones positivas con otras personas, hay que alentarlas para que las cuiden y refuercen, por ejemplo hablándoles más seguido o invitándolas a convivir con ella con más frecuencia que antes.

Grupos de apoyo

Los pacientes de cualquier enfermedad han encontrado un gran soporte en grupos de apoyo, y hoy en día están al alcance de todos. Te recomendamos que pidas información para tu familiar o amiga en los hospitales o clínicas en donde la están atendiendo y la motives a que asista a las sesiones. Las personas que forman estos grupos han vivido experiencias similares y al platicarlas, ayudan a las demás. En estos grupos se les alienta a que hablen de sus problemas, dudas o temores, y les dan consejos para que superen la situación por la que están pasando. Trata de ayudarla a que asista a sesiones de distintas asociaciones o fundaciones para ver en cuál es en la que se siente más reconfortada y comprendida y motívala a asistir regularmente.

Hazla parte de tu vida

También es muy importante que la hagas sentir útil y necesaria para su familia y amigos, que ellos no van a ser los mismos si ella no está. Trata de involucrarla en los sucesos familiares futuros, por ejemplo: “vas a vivir para ver el matrimonio de tus hijos”, “quiero que estés presente en el nacimiento de mi primer nieto o nieta”, “quiero que veas graduarse a nuestra hija”, etc. Inclusive recálcale que la familia no podrá salir adelante sin ella.

Permitirle que colabore en las actividades que su condición física le permita, también la hará sentirse necesitada y valorada y será una gran motivación para poner todo lo que está de su parte para curarse.

Lo más importante que te recomendamos brindes en todo momento a tu familiar o amiga es mucho amor.